Viggo News

Viggo News

Jump to page:
RSS feed for this page
Print View Link to this newsitem

Viggo performing in Solos at Teatre Romea, Barcelona








Images © Teatre Romea.

Print View Link to this newsitem

Iolanthe's Quotable Viggo



Having taken a look at Witness last week (and having forgotten it was Valentine's Day), I've been thinking ever since that I should have chosen a walk with Walker Jerome on that moon. Viggo has scorched across a lot of screens since 1999, but The Blouse Man is still top of my list of men I'd like to turn up outside the house with a van full of tie-dyed casual wear. A girl can dream...





The rest of the leads also seemed to just click into place during the auditions. Getting Viggo Mortensen was Goldwyn's only "moment of panic," the director says, because he wanted a free spirit type, but definitely not a hippie, and he had his heart set on the actor from "A Perfect Murder," Gus Van Sant's "Psycho."

"When I saw some of Viggo's work, I thought, that's always who I've had in my head. I realized there is not one other actor anywhere who could play Viggo's part other than Viggo. He has this kind of complexity and mysteriousness to him. He doesn't have to say much and you get a lot."

Tony Goldwyn, Director of A Walk on the Moon
Actor Goldwyn side-stepped cliches for summer of '69 directorial debut
By Robin Blackwelder
SPLICEDwire, splicedonline.com
February 24, 1999




"I knew I wanted him for that role in such a way that I was saying, Please take some of my money and give it to him….Because he gives immeasurable depth to what he does, full commitment, full conviction."

Diane Lane
Finding Viggo
By Alex Kuczynski
Vanity Fair magazine
January 2004




Mortensen found working with Lane "as good as I'd hoped it would be. She's a good actress and she makes the work really easy. She's very relaxed and very focused on what's right for the scene and not her own vanity."

Talking With Viggo
George magazine
1999




"I think being a conventional leading man is something that gives him a lot of trouble," says Goldwyn, recalling Mortensen's fears that A Walk on the Moon's Blouse Man might become a one-note sex god. "Of course, the success that implies is very attractive, but the trappings of that for someone like Viggo, who has so much to offer, can be very scary."

Viggo Trip,
by Liane Bonin
Flaunt magazine #39, 2002




'I was 10 that summer, so I don't remember thinking that period in time seemed really weird,' Mortensen said. 'At that age, you're a kid on the periphery so you just accept what's in front of you. I ended up basing my character a lot on my stepbrother, Jeff, who passed away some years ago. I know that some people are describing Walker as a hippie, but he really wasn't. He was a little older than that generation and probably more influenced by jazz and the beat generation, so that made him maybe a little more open to things. It wasn't just about Woodstock for him.'

Viggo Mortensen on A Walk on the Moon
Viggo Artist & Actor
by Jae-Ha Kim
Cleveland Plain Dealer 1999




Watching the film, Mortensen roots for neither the husband nor the lover but for how Pearl deals with her dilemma. Neither does he believe audiences should belittle Pearl and Walker's relationship.

"I think it was very important to him and it meant a lot that he couldn't be with her, but he was respectful of what she needed. I don't think it was just another [affair]. He's not selfish or stupid. There's a mutual respect on both ends."

Talking With Viggo
George magazine
1999




'I knew I was up against Viggo Mortensen. Come on, the guy is easy on the eyes, and he doesn't wear a lot of clothes in this movie. If anyone was to believe that I might get the girl, I was going to have to do some work. So I jumped rope, I ran, and I didn't eat.'

Liev Schreiber
People magazine
26 April 1999




'I had to have some definition in my body if I was going to take my shirt off in the same movie that Viggo runs around naked in. Trust me, that's mighty intimidating.'

Liev Schreiber
Calgary Sun
April 1999




'Viggo's already cornered the market on animal magnetism.'

Liev Schreiber
The Knoxville News Sentinel
6 April 1999




As the guy Pearl falls for, Viggo Mortensen drips with sex appeal.

Robin Dougherty
25 February 1999
Miami New Times




...played with silky eroticism by Viggo Mortensen, the gentlemanly Walker Jerome arrives to charm the camp's old ladies and weaken Pearl's knees.

Janet Maslin
New York Times
March 26, 1999




[Pearl] gets her own flight to the moon at the same time as Neil Armstrong. And what Walker does to her under a waterfall should be bottled.

A Steamy 'Walk on The Moon'
Ruthe Stein
San Francisco Chronicle
Friday, April 2, 1999




'If Viggo and I convince people we're enjoying every second of that encounter we've really done our job as actors. It was freezing in that river. The water was filled with debris and cigarette butts and the rocks were covered in little worms.'

Diane Lane on the Waterfall scene
Calgary Sun,
10 April 1999




....Following its world premiere at the 1999 Sundance Film Festival, A Walk on the Moon received a standing ovation from the 1300 viewers in the Eccles Theater - an occurrence that's a testimony to the film's emotional strength and truth. It's easy to make a bad movie about a woman finding herself by cheating on her husband, but difficult to fashion one that hits most of the right notes.

A Walk on the Moon
Reelviews
James Berardinelli
1999



You will find all previous Quotables
here.


© Viggo-Works/Iolanthe. Images © Miramax Films / Village Roadshow.

Print View Link to this newsitem

Viggo in Barcelona


Source: University of Barcelona.
Found By: Chrissie
Thanks again to Chrissie for this news from the University of Barcelona that Viggo Mortensen will be presenting Hijos de la Selva there tomorrow (20 February):

Quote:
Viggo presents 'Hijos de la Selva' at the Museo Andrés Barbero, Asunción, Paraguay - 13 September 2013
Viggo presents 'Hijos de la Selva' at the Museo An...
Image Jorge Saenz.
© Associated Press.
The Aula Magna of the Faculty of Communications Studies will play host to the presentation of the book Hijos de la selva. Fotografía etnográfica de Max Schmidt (Perceval Press) on 20 February at 12 noon. Guest speakers will include Federico Bossert and Diego Villar, authors of the book; Viggo Mortensen, editor of the book; and Jordi Serrallonga, lecturer of the UAB master's degree in Travel Journalism. The event, organised by the UAB Communication and Education Bureau, will be broadcast live on the UAB Campus Media website.

Images © Jorge Saenz/Associated Press.

Print View Link to this newsitem

More on the Hijos de la Selva presentation


Source: El Pais.
Found By: Chrissie
Thanks to Chrissie for bringing us more from Barcelona - this time from El Pais.
Quote:

El explorador rescatado por Viggo Mortensen

2hdls_barc.jpg
© EFE.
by Jacinto Antón

¿Qué tienen en común Aragorn, hijo de Arathorn, y Diego Alatriste con el flacucho, patoso y desgraciado antropólogo alemán Max Schmidt, muerto en el olvido en Asunción (Paraguay) en 1950, rodeado de los ñandúes que criaba y enfermo de lepra? La respuesta es: Viggo Mortensen. El famoso actor que interpretó en la gran pantalla a los dos valientes literarios ha sido decisivo en el rescate de Schmidt, "un verdadero antihéroe", dice, al publicar en su editorial (Perceval Press) Hijos de la selva, un libro de gran formato que recupera la memoria del etnólogo y explorador y a la vez ofrece una selección de sus sensacionales fotografías etnográficas, realizadas especialmente durante su trabajo de campo entre las poblaciones indígenas del Mato Grosso brasileño y el Chaco paraguayo.

Mortensen presentó ayer en Barcelona el libro del que es editor junto con los dos autores del mismo, los antropólogos Federico Bossert y Diego Villar, que han investigado de manera concienzuda la vida y la obra de Schmidt para ofrecer una panorámica de la vida y la obra de un personaje sensacional inmerecidamente desconocido. El acto tuvo lugar, con la previsible expectación que despierta la presencia del actor, en el Museo Blau, la sede del Museo de Ciencias Naturales de Barcelona. Actuó de maestro de ceremonias el arqueólogo, naturalista y también explorador Jordi Serrallonga, que colocó la figura de Schmidt a la altura de grandes como Alexander von Humboldt, Darwin y Alfred Wallace, nada menos, o modernos colosos de la antropología como Malinowsky y Margared Mead.

Viggo Mortensen, zapatos gastados, camisa tejana y americana, muy atractivo (incluso en la distancia corta: esos ojos grises destellantes y esa pequeña cicatriz sobre el labio), se mostró condescendiente con el interés que despertó su persona (una joven periodista no dejaba de suspirar y murmurar "qué guapo" mientras tomaba notas) y se dejó retratar con paciencia aunque recalcó que él no era ni mucho menos el protagonista real de la cita: "Yo no escribí el libro, solo lo edito". Explicó que Bossert y Villar le propusieron editar el volumen y que proyectan hacer otros dos en común, también de tema antropológico. "El Museo Etnográfico Andrés Barbero de Asunción guarda el legado de Schmidt y fuimos allí a ver a ver qué había. Él murió de lepra y la gente, por ignorancia y aprensión, para evitar el contagio, quemó buena parte de sus pertenencias, cuadernos de campo, mapas, objetos etnográficos, textiles, pero quedaban cosas y fue muy emocionante tocar las placas de vidrio fotográficas, extrayéndolas de sus viejas cajas de madera". De hecho, me contaron luego Bossert y Villar, en la última época, muy patética, de Schmidt, le daban la comida empujándola con un palo. Mortensen continuó: "Yo no soy un científico, publico libros de arte, de fotografía, de poesía. Miraba esas extraordinarias, bellísimas fotos de Schmidt y entendía que tienen un interés científico, pero también que son arte. La idea ha sido hacer un libro con valor artístico tanto como académico".

El actor califica las fotos de "increíbles" y destaca sobre todo los "hermosos retratos", que le recuerdan el trabajo con los indígenas norteamericanos de Edward Curtis. La selección de fotografías, a medias entre el actor y los antropólogos, ofrece la doble mirada del interés académico y el gusto artístico. Entre las fotos hay varias en las que aparece el propio Schmidt, una figura escuchimizada y frágil. El mismo Mortensen envolvió las frágiles placas en trapos y las llevó a EE UU para realizar las nuevas copias con la mejor resolución digital.

El intérprete de Promesas del Este destaca que en Schmidt hay junto a la parte científica "una aventura vital con algo novelesco y conradiano", que queda recogida también en el libro. "Fue un pionero de ir a los lugares, de tratar con la gente. Hay una cosita linda" –al expresarse así el actor hubo un cruzar de miradas rendidas en la sala- "y es que a esas gentes no las miraba con superioridad ni prejuicios". Al respecto, leyó un texto del etnógrafo: "Cuántas veces sentí envidia de los indios al comprobar su superioridad física respecto de los europeos, al verlos meterse en la selva llena de espinas, completamente desnudos, sin salir siquiera rasguñados". "Los ve como iguales e incluso como superiores", constató.

Mortensen siente un gran respeto y admiración por Schmidt, "este señor humilde y solitario, con sus cuadernos, sus colecciones, en un ambiente de paz y aceptación, que parece haber sido en cierta manera feliz; me da una cierta envidia la sencillez de su vida". En la lápida de Schmidt en un cementerio de Asunción reza: "Per silvas pro homines et scientia", "fue a las selvas por los hombres y la ciencia", un hermoso y envidiable epitafio.

Villar por su parte subrayó el papel pionero de Max Schmidt (Altona, 1864-Asunción, 1950) en la historia de la antropología, en el pasaje de la ciencia de gabinete a la disciplina moderna. Y lo comparó con el "prepotente" Malinowsky. "Lo que este hizo lo había hecho Schmidt veinte años antes, pero Schmidt quedó relegado. Quizá por ser alemán, porque se enraizó en Paraguay, porque no sabía venderse a sí mismo, y era desgarbado, flacucho, la antítesis del héroe explorador". La carrera de Schmidt se esencializa en sus tres viajes al Xingú brasileño a principios del siglo XX y su trabajo luego en el Chaco. Por lo visto el hombre era realmente un cenizo, lo que también nos lo aproxima más. "Padecía malaria crónica, aparte de la lepra, iba con expediciones minúsculas, casi solo, se le hundía la canoa, le picaban todos los mosquitos, le mordían las pirañas y las víboras, La gente de la selva a menudo le quitaban sus escasas posesiones…". Nunca accedió a los círculos académicos de prestigio. "Y sin embargo el suyo es un legado que era vital recuperar".

Bossert apuntó que el gran valor de las fotos de Schmidt es no solo que muestra una visión prolongada de la vida en el Mato Grosso y el Chaco sino la transformación experimentada por esa vida. Recordó que Schmidt pertenecía a una tradición etnográfica alemana que creía fundamental preservar la memoria de las formas de vida indígena. "Aunque él nunca la idealizaba".

Sería cenizo, Schmidt, pero tenía reaños. Encantó a los guerreros bacairis del río Curisevo tocando el violín. "Fue de los primeros exploradores en entrar en ciertas zonas del Mato Grosso y de hecho estuvo en los lugares en que se perdió el famoso coronel Fawcett". Detrás de las exploraciones e investigaciones de Schmidt "hay una historia más personal". La del anhelo íntimo de entrar solo en la selva y fundirse con ella y sus gentes. Se lkanzaba desnudo al agua con ellos, y se tatuaba. Ese camino fue también "una sucesión de fracasos", que convierten a nuestro etnógrafo en una figura quijotesca. Hay muchos enigmas en Schmidt. Se marchó de Alemania poco antes del ascenso de Hitler y Mortensen y los dos antropólogos creen que no es difícil suponer que su visión de los otros pueblos le hacía completamente opuesto al paradigma racista nazi. Pero no hay evidencias de sus opiniones al respecto.

Dada la fascinación del actor con Schmidt una pregunta era ineludible: ¿no va a haber película? "Es un personaje increíble, hermoso, agradezco mucho que hayamos podido rescatar esta figura valiosa; su peripecia es muy interesante, con esos viajes, esas experiencias terribles y torpes, son cosas de cuento y, claro, de película, podría serlo, una película muy conradiana. Le regalé el libro al director Lisandro Alonso, con el que he hecho Jauja. Le gustó mucho, creo que habla de hacer algo, pero, conociéndolo, no será una cosa muy académica. En fin, de momento no hay planes de película. Schmidt sería un buen objeto para un documental".

Preguntado por su interés por el antropólogo, Mortensen dijo que considera una misma cosa todos los medios artísticos en que se mueve, la actuación, la edición, la escritura, la pintura. Y que la creación en 2002 de Perceval obedeció a que "me gustan los libros" y "quería editar cosas que no se publicarían sino lo hiciera yo". En Viggo Mortensen hay, además, un explorador frustrado. Según me contó admira a Nansen y a otros grandes descubridores escandinavos –no en balde tiene raíces danesas-. De joven incluso soñó con cruzar Groenlandia en solitario. Al menos él, si no ha sido un héroe y un explorador ha podido, feliz mortal, encarnarlos o rescatarlos.

© El Pais. Images © EFE.

Print View Link to this newsitem

Hijos de la Selva presentation at the Museu Blau


Source: ABC.
Found By: Chrissie
Chrissie brings us this Article from EFE at ABC.
Quote:

Viggo Mortensen presenta en Barcelona libro sobre Max Schmidt

1hdls_barc.jpg
© EFE.
BARCELONA. El actor Viggo Mortensen presentó hoy en Barcelona "Hijos de la selva", un libro con el que rescata del olvido al etnógrafo alemán Max Schmidt, quien vivió y murió en Paraguay.

Mortensen recordó que desde 2002 está al frente de Perceval Press, una particular editorial en la que publica lo que "normalmente no se publicaría" , libros singulares, que, además, le permiten aprender mientras realiza el proceso de edición.

En el caso de su último título, y de la mano de los antropólogos argentinos Federico Bossert y Diego Villar, rescata el excepcional trabajo de campo de Max Schmidt (1873-1950), un pionero, prototipo de antihéroe, que entre 1900 y 1940 documentó las vidas de los habitantes de la región brasileña del Mato Grosso y del Gran Chaco de Paraguay, donde residió tras abandonar Alemania en 1929.

Mortensen ha comentado que el proceso de elaboración del volumen comportó viajar hasta el Museo Etnográfico Andrés Barbero de Paraguay, donde se conservan en placas de vidrio las fotografías ahora reproducidas del alemán.

El actor ha relatado que las placas de vidrio escogidas para el libro fueron transportadas a Estados Unidos para ser fotografiadas con la máxima resolución digital. "Envolví las placas de vidrio en trapos y me las quedé así como si fuera un bebé en el avión" , ha dicho moviendo los brazos.

Tras pasar horas mirando esas fotografías, en las que tanto se ve a dos muchachos de los "umotinas" en una plantación como al propio Schmidt con un grupo de militares paraguayos entre los "isoseños" , llegó a la conclusión de que "había interés científico, académico y artístico" . "Son unas fotografías increíbles, unos retratos hermosos" , dijo.

A pesar de que Schmidt acabó en Paraguay solo, enfermo de lepra y sin que se conserven muchos de sus manuscritos y objetos, porque fueron quemados ante la creencia de que podían transmitir la enfermedad, Mortensen ha defendido que murió en un "ambiente de paz y aceptación".

"Hijos de la Selva" , una edición bilingüe en español y en inglés, cuenta con los textos de Federico Bossert y Diego Villar, quienes hoy resaltaron el trabajo llevado a cabo por Schmidt, a pesar de quedar relegado por la academia, "quizá por haber acabado viviendo en Paraguay, por razón de su temperamento, y por ser la antítesis de otros etnógrafos".

En este punto, Villar ha explicado que fue un alemán "flaco, enfermo, al que todo le salió mal, un prototipo de antihéroe, fracasado, y, sin embargo, realizó un trabajo de campo fundamental".

Bossert ha indicado que siempre tuvo claro que "la colonización occidental era inexorable y destruía la variedad cultural" y, por tanto, se debía ir a los rincones más recónditos, para conocer lo que allí ocurría, aunque " eso no implicaba que idealizara la vida indígena " .

Viggo Mortensen no se ve realizando un filme e interpretando al personaje de Max Schmidt, pero sí ha reconocido que todo lo que le ocurrió a este hombre es " de película " y ha avanzado que le regaló el libro al director argentino Lisandro Alonso, quien está pensando en " hacer un cuento loco ".


Display options:
From:                
To:                
Categories:
Order by:        
Jump to page:
RSS feed for this page
Last edited: 26 February 2015 07:07:47